Alternativas
Cómo hacer jabón de aloe vera (verificando Ph de forma casera)

Si me sigues desde hace tiempo ya sabrás que soy adepta a hacer mis propios productos en casa, así fue cómo comencé a hacer este jabón de aloe para pieles sensibles. Porque ir probando diferentes mezclas es clave para descubrir nuevas opciones.

En este caso uso el aloe vera porque tiene propiedades para el cuidado y regeneración de la piel, por eso es usado continuamente en la industria cosmética y ¡por un buen motivo! Esta receta de jabón de aloe casero, va excelente para mi piel que es sensible, y sé que estoy usando un producto que no ha sido testeado en animales.

* * *

Pero, si no ha sido testeado, ¿cómo se que es seguro?

Pues esa es la mejor parte, te voy a enseñar un secreto para medir el pH (Acidez / Alcalinidad) de nuestros jabones. No te preocupes, es fácil y con ingredientes ¡que tienes en tu nevera!

El jabón va a ser naturalmente alcalino, pero si el resultado final tiene un pH muy alto, este nos puede maltratar la piel, y en casos extremos podría llegar a quemarnos. Es por eso que quiero enseñarte el paso de verificación, que sirve como un seguro para confirmar que no cometimos ningún error en la preparación. Además, ¡es muy divertido ver el experimento!

¿Qué necesitamos?

. Ropa larga, que nos cubra todo el cuerpo.
. Gafas de seguridad para proteger los ojos.
. Mascarilla (tapa boca).
. Batidora de mano / minipimer.
. Balanza de precisión.
. Guantes.
. Recipientes de acero inoxidable o plástico. Nunca de hierro o aluminio.
. Termómetro de cocina.
. Moldes para poner el jabón a endurecer (los hay con muchas formas).
. Utensilios para agitar y servir la mezcla (al igual que los recipientes, tienen que ser de acero inoxidable, plástico o madera).
* * *

Ingredientes para hacer el jabón:

1 l de aceite de oliva virgen extra.
345 g de agua destilada
135 g de sosa caustica
150g de cristal de aloe
* * *
Para medir el Ph:
1 hoja de col lombarda (repollo morado)
1 taza de agua destilada

* * *

ADVERTENCIA:

La sosa caustica no debe estar en contacto con piel ni ojos. Hay que trabajar en  un sitio bien ventilado para evitar inhalar los vapores que se desprenden. Acá te dejo el vídeo explicando el paso a paso.

Procedimiento:

1. Pesa 1 litro de aceite, y pon a calentar a fuego bajo, debe llegar a unos 40ºC.
2. Pesa en un recipiente seco 135g de sosa caustica (es importante que sea la cantidad exacta).
3. Diluye la sosa en el agua. JAMÁS a la inversa porque la reacción química podría ser peligrosa. De esta mezcla se deriva la lejía caustica y sube la temperatura a 80ºC.


4. Limpia unas pencas de aloe, y pesa 150g (si te pasas un poco no pasa nada). Procesa con la minipimer hasta que quede de consistencia viscosa (sin trocitos).


5. Cuando la temperatura de la lejía caustica baje a 40ºC, mezcla con el aceite que debe estar también a 40ºC.
6. Mezcla de forma constante (te recomiendo usar batidora de mano para que sea más rápido).


7. Cuando el aceite y la lejía estén bien integrados, añade el aloe, y sigue mezclando.
8. Cuando la mezcla tenga consistencia de mayonesa es que está lista.
9. Vierte la mezcla en los molde. Deja reposar por 48 horas y luego desmolda y corta (en caso de que hayas usado un molde grande que lo requiera).


10. Hay que dejar los jabones reposando 6 semanas para que se cumpla con la saponificación, y tener un jabón que no se desmorone.

VERIFICACIÓN DEL PH:

Pasados 10 días, el proceso de saponificación ya debe estar casi completado y el pH de nuestros jabones se debe haber estabilizado (la lejía y el aceite han reaccionado). Este es un buen momento para verificar el pH y así saber si el jabón es adecuado para bañarme o si mejor lo guardo para las manos o la ropa. Este paso no es obligatorio, pero si estas haciendo un jabón de aloe es porque quieres lo mejor para tu piel así que ¡mejor verificarlo!
* * *
1. Licua la hoja de col lombarda (repollo morado) con una taza de agua destilada.
2. Pasa por un colador para remover toda la pulpa.

3. Coloca unas gotas del líquido resultante sobre el jabón y esparce un poco con el dedo.
La col lombarda tiene altas cantidades de antocianina, un pigmento que cambia de color dependiendo del pH del medio en el que se encuentre. En un medio ácido toma una coloración rojiza, mientras que en un medio alcalino se ve amarillo. Nuestro jabón debe hacer que el jugo de la col cambie a un color azulado, mientras más verde-amarillento sea el color significa que es más alcalino.
* * *
Un jabón demasiado alcalino NO es deseado, queremos es un jabón de pH tan cercano a lo neutro como sea posible (que el azul se aproxime al morado de la col).

* * *

Si sigues la receta paso a paso, y tendrás un maravilloso jabón. Y si leíste hasta acá, te tengo un tip adicional, haz click aquí para ver un vídeo de cómo hacer jabón reciclando aceite.

Eso es todo, 🙃 cuéntame ¿te animas a hacer tu propio jabón? 👇🏼👇🏼👇🏼

Deja un comentario