FERMENTOS & GERMINADOS
Cómo hacer chucrut con piña

El chucrut es uno de mis alimentos fermentados favoritos, es muy fácil de hacer, tiene larga vida útil y el sabor está ¡espectacular! Todo eso sin olvidar todos sus beneficios nutricionales que ya mencioné en esta entrada.

Lo que diferencia este chucrut del piña del tradicional es su mezcla de sabores, la piña le da un toque fresco y distintivo y el jengibre, que aunque es opcional, le da un ligerito toque picante, solo el toque perfecto.

Además, este chucrut lleva también cúrcuma y pimienta. La cúrcuma no solamente realza el color amarillo sino que tiene importantes propiedades antiinflamatorias, y la pimienta ayuda a repotenciar esas propiedades.

El chucrut es mejor hacerlo en casa, porque los comerciales han sido pasteurizados, es decir ¡adiós fermentos! además de que suelen ser muy altos en sodio y también llevan azúcar.

Acá te dejo el video, y más abajo, los ingredientes y el paso a paso:

Ingredientes:
1 repollo o col blanco
1 piña mediana bien madurita
1 cdta de sal
1 cdta de cúrcuma en polvo
Pimienta negra molida

Si no te gusta el jengibre puedes omitirlo, aunque el sabor está ¡increíble!

De ser necesario preparar más salmuera: 1 taza de agua + 1 cdta de sal

Instrucciones:
1. 
Corta el repollo lo más finito que puedas, yo lo hago a máquina porque es mucho más rápido.
2. Corta la piña en cubitos.
3. Agrega el repollo, la piña. el jengibre rallado y la sal en un bowl grande. Masajea con fuerza por unos minutos para que la col vaya soltando sus jugos. La piña perderá consistencia y quedará prácticamente líquida, así que si quieres “sentir” la piña entera, te recomiendo reserves algunos de los cubitos que picaste para agregarlos al final


4. Transfiere la mezcla, incluida la salmuera, a un recipiente de vidrio limpio y suficientemente grande. Presiona firmemente la mezcla hacia el fondo del recipiente hasta que las verduras estén completamente sumergidas debajo de la salmuera. 

***

Es imprescindible que la mezcla esté totalmente para evitar el contacto con el oxígeno durante el proceso de fermentación.

Si ves que no hay suficiente líquido que lo cubra, y los trocitos buscan flotar, entonces deberás agregar tanta salmuera como sea necesario. Mezcla en una taza: 1 cdta de sal + 1 taza de agua y agrega al recipiente del chucrut. La idea es que quede completamente sumergido. Si ves que aún no es suficiente, prepara más salmuera.

***

5. Toma una bolsa plástica limpia (asegúrate de que no tenga huequitos) y colócala dentro del recipiente de vidrio, sobre el chucrut. Agrega agua a la bolsa para que haga peso y así mantener el chucrut sumergido bajo la salmuera. Dobla un poquito la bolsa hacia afuera para que funcione como tapa y así evitar el contacto con el aire. Asegura la bolsa con una gomita y coloca un plato debajo, en caso de que ocurra algún desbordamiento.


6.
Deja que el chucrut fermente durante 3 a 10 días en un lugar fresco y lejos de la luz directa. Yo lo dejo en la encimera de la cocina (mi cocina es un poco oscura.
7. A partir del tercer día ya lo puedes ir probando para comprobar qué tal está de sabor y decidir si está listo o si dejar fermentar por más tiempo. A nosotros nos gusta que fermente por 4-5 días, pero es gusto personal. Mientras más días fermente, más intenso será el sabor.

¡Presta atención a esto!

Nota: durante todo el proceso de fermentación se formarán burbujas de gas, es normal y no te preocupes, puede que incluso escuche un ¡brrr brrrr! por el burbujeo. También notarás un olor fuerte durante la fermentación ¡no te asustes! es por el gas. Una vez que detenemos el proceso de fermentación verás como el olor desaparece.

8. Una vez fermentado, quita la bolsita, cierra con una tapa y guárdalo en la nevera por hasta 3 meses (el refrigerar detiene la fermentación).

Es recomendable que lo mezcles un poco cada vez que lo vayas a servir. Y ahora simplemente sirve para acompañar tu plato favorito 🙂

 

 

Deja un comentario